Jugando con la productividad ajena: ¿mera arbitrariedad o abuso de autoridad?

Guardia Civil. Foto: Antonio (totilin) (flickr.com)

Guardia Civil. Foto: Antonio (totilin) (flickr.com)

«Donde existe la esclavitud, es negada la dignidad humana, y avergüenza a todos los que dicen ser misericordiosos o comprometidos con los débiles y vulnerables del mundo». Kofi Annan.

Desde que iniciamos la andadura de este blog hemos obtenido algunas sentencias de las que, por reiterativas, no nos hemos hecho eco.  Entre ellas, se encuentran las relativas a la retirada de la productividad funcional a propuesta del mando, dado que han sido varias las resoluciones estimatorias y, por ello, hemos preferido no cansar al lector con sentencias  que resultan muy similares.

Hoy, no obstante, hemos de hacernos eco de la reciente sentencia de la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana, de 18 de noviembre de 2014 en la que se estima el recurso de un Guardia Civil del Puesto Principal de Sueca y se reconoce su derecho a percibir el complemento de productividad funcional correspondiente a los meses de junio de 2010 a febrero de 2011, dado que le había sido retirado dicho complemento retributivo sin el preceptivo informe de su mando. Consideramos que debemos hacer una excepción debido a lo prolongado en el tiempo de la situación que aquí estudiamos.

Como es sabido, la productividad funcional es un complemento destinado a retribuir la actividad y dedicación extraordinarias en los cometidos propios de cada puesto de trabajo y que resulte «valorable por parámetros objetivos» y que se percibirá por todo el personal que ocupe un puesto de trabajo en el catálogo de la Dirección General de la Guardia Civil, salvo en dos supuestos: a) que el afectado permanezca durante más de cinco días del mes en situación de baja médica; o b) que medie propuesta motivada para la no percepción por parte del jefe de unidad (art. 4.5 de la Orden General nº 10/2006).

En el supuesto analizado en la sentencia que aquí nos ocupa, sin embargo, queda probado por la Sala como un Guardia Civil ha sido privado de su derecho a percibir la productividad funcional  durante ¡nueve meses! y todo ello sin que ni haya permanecido en situación de baja ni haya sido propuesto para su no percepción  por su jefe de unidad.

En nuestra opinión no nos encontramos ante una mera actuación arbitraria de un superior del Guardia Civil perjudicado, sino que la actuación de quien a la sazón desempeñaba la Jefatura de la Comandancia, así como la del Servicio de Retribuciones del Cuerpo puede resultar constitutiva de un delito de abuso de autoridad, penado en el artículo 103 del Código Penal Militar, por irrogar un perjuicio grave a un subordinado.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Jugando con la productividad ajena: ¿mera arbitrariedad o abuso de autoridad?

  1. Ana dijo:

    Estoy impresionado con lo que leo. Ojalá pueda hacerse justicia con este caso. La línea entre autoridad y abuso de la misma es muy delgada. Enhorabuena por el blog.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s